¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ROSELLA! #JUNTASHACEMOSMÁS

Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine

Elige tus creencias

Autoguía
Lectura: 2 minutos

2020 nos retó en todos los sentidos. Cada uno de nosotros tuvimos que enfrentarnos a retos impresionantes y, como mujeres, cada una de nosotras lo vivimos desde nuestra particular realidad. 

Sin afán de minimizar cada uno de los distintos contextos y complejidades que vivimos, resulta muy fácil observar a alguien y etiquetar su vida como una muy “fácil” de vivir; tal vez porque es soltera y no tiene hijos, o tiene hijos pero tiene quien la ayude en casa, o tiene ayuda y económicamente su vida está resuelta.

Y a pesar de lo que veamos en el exterior, considero importante voltear a ver en nosotras mismas algo que solamente podemos observar y reconocer a través de ejercicios de reflexión; estoy hablando de las creencias que rigen nuestra vida. 

Las creencias son los esquemas mentales que vamos creando desde que somos niñas y que rigen el “cómo deberían ser las cosas”. Estas se van formando a través de expectativas y ejemplos de nuestros padres, nuestra educación, la cultura y el contexto en el que vivimos.

¿Por qué son importantes las creencias? Básicamente porque nuestras creencias son el filtro de nuestra vida, son las que nos impulsan o nos frenan. 

Lo más importante de nuestras creencias, es conocerlas y realizar de manera consciente ejercicios que te permitan evaluar si esas creencias siguen vigentes para ti. 

Te comparto un ejemplo propio: crecí con la creencia de que hacer de comer es un acto de amor hacia los demás. En lo personal, disfruto mucho cocinar. Me encanta pensar en el menú, poner la mesa muy linda… Sin embargo, el año pasado había días en que tenía tanto trabajo que hacer la comida representaba un gran estrés para mí, ya que el tiempo que invertía en cocinar, significaba comer en cinco minutos para poder seguir con mis actividades.  Elegí modificar mi creencia y ahora, mi creencia gira en torno a compartir los alimentos; a que el tiempo que tengamos para comer, sea un tiempo de calidad. Y esos alimentos pueden ser de UberEats, pueden ser recalentados o incluso algo muy sencillo. 

Incluso ahora, sigo revisando mis creencias y me doy cuenta que una creencia que ya no me sirve como emprendedora y mamá, es pensar que el gran esfuerzo siempre es mejor que el mínimo esfuerzo. 

Hoy contamos con tanta tecnología que puede facilitarnos la vida en muchos sentidos y antes sentía que era como “hacer trampa”. Lo leo y me río de mí misma, pero es la verdad, y una de mis creencias es que la tecnología es para los chavos. Hace un tiempo, con todo el pavor del mundo, abrí mi cuenta de Instagram; aunque no la entendía, sabía que era necesaria para mi emprendimiento. El año pasado, esa red social representó casi el 50% de mis ingresos. 

Me encantaría pedirte que pudieras hacer una actualización de tus creencias. Cada persona es distinta y es válida la creencia que elijas para ti, siempre y cuando esa creencia la hayas elegido tú y no alguien más para ti.

¿Te gustaría hacerlo? Te recomiendo este ejercicio que puedes hacer en un espacio donde puedas sentarte sin prisa a reflexionar. También te resultará de mucha utilidad que tengas a la mano una libreta y una pluma para tomar notas.

Por favor responde cada una de las preguntas, tómate tu tiempo y cuando hayas terminado, lee nuevamente tus respuestas.

#1 Qué/Quiénes son lo más importante en tu vida. Identifica dónde aprendiste eso, dónde lo observaste, quién te lo inculcó. 

#2 Qué es lo que te hace feliz en esta vida. Considera personas, actividades, hobbies, todo cuenta. Haz una lista y a un lado identifica quién o dónde aprendiste a ser feliz con esa actividad.

#3 Si supieras que tienes un mes de vida, qué cosas harías y qué cosas dejarías de hacer. Muy probablemente, esta pregunta pueda sacudirte mucho, ya que pondrá en perspectiva tu propia vida y hará que le des peso a lo que realmente es importante para ti. Todas las cosas que identifiques como las que dejarías de hacer, cuestiónate para qué las haces ahora. La justificación fácil es decir “porque tengo que hacerlo”, aunque probablemente detrás de eso hay una creencia. Puede ser que una creencia tuya sea que tu trabajo deba ser pesado o no apasionarte mucho, 

Espero que disfrutes la actividad y que te lleve a respuestas y modificaciones de creencias que reinventen tu vida. Me encantará estar en contacto contigo.