fbpx

¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ROSELLA! #JUNTASHACEMOSMÁS

Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine

La ley del menor esfuerzo

Autoguía, Wellness
Lectura: 2 minutos

Un ser integral conoce sin viajar, ve sin mirar, y realiza sin hacer.  

Lao-TSE

¿Algún día nos hemos puesto a pensar cómo trabaja la naturaleza?

“Si observamos cómo trabaja la naturaleza veremos que utiliza el menor esfuerzo, el pasto no trata de crecer, simplemente crece, los peces no tratan de nadar, simplemente nadan, las flores no tratan de florecer, florecen, los pájaros no tratan de volar, vuelan” 

La ley del menor esfuerzo se basa en el hecho de que la inteligencia de la naturaleza funciona con toda facilidad y despreocupación.

Podríamos traducirlo en “Hacer menos para lograr más”

Suena confuso, ¿verdad? 

Derivado de conversaciones históricas, costumbres y tradición hemos aprendido que para poder ser exitosos y tener una buena recompensa económica o una vida feliz es necesario trabajar largas jornadas, a un nivel de presión demandante, bajo un nivel de exigencia alto, pero ¿qué pasaría en nuestras vidas si cambiáramos esta visión? ¿Qué pasaría si comenzamos un día a la vez a darnos la oportunidad de solamente dejar que las situaciones fluyan? 

Con esto no quiero decir que dejemos los esfuerzos o las ganas de hacer las cosas pero qué pasaría si en lugar de enfocarnos en el resultado, ¿nos enfocamos en el transitar del camino? 

Lo que conocemos normalmente como “milagros” son en realidad manifestaciones de la ley del menor esfuerzo 

La ley del menor esfuerzo se basa en tres componentes:

  1. Aceptación
  2. Responsabilidad
  3. No ser defensivo

1.- Aceptar significa contraer un compromiso, “Hoy aceptaré a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal y como se presenten”

¡Este momento es como debe ser!

2.- Responsabilidad significa no culpar a nada o a nadie, ni siquiera a nosotros mismos de nuestra situación.

¡En todos los problemas hay un principio de oportunidad y esta consciencia nos permite aprovechar el momento y transformarlo en una situación o una cosa mejor!

3.- No ser defensivo significa que nuestra conciencia abandona su actitud defensiva y nosotros renunciamos a la necesidad de convencer o persuadir a los demás de que nuestro punto de vista es el correcto.

“El pasado es historia, el futuro es un misterio, y este momento es un regalo. Por esa razón este momento se denomina «el presente»”.

¡Si permanecemos abiertos a todos los puntos de vista nuestros sueños y nuestros deseos fluirán con los deseos de la naturaleza y podemos estar seguros de que cuando el momento sea el indicado, nuestros deseos se cumplirán!

¿Cómo podemos practicar la ley del menor esfuerzo? 

1) Practicaré la aceptación. Hoy aceptaré a las personas, las situaciones, las circunstancias y los sucesos tal como se presenten. Sabré que este momento es como debe ser, porque todo el universo es como debe ser. No lucharé contra todo el universo poniéndome en contra del momento presente. Mi aceptación es total y completa. Acepto las cosas como son en este momento, no como me gustaría que fueran. 

2) Habiendo aceptado las cosas como son, aceptaré la responsabilidad de mi situación y de todos los sucesos que percibo como problemas. Sé que asumir la responsabilidad significa no culpar a nada ni a nadie de mi situación (y eso me incluye a mí). También sé que todo problema es una oportunidad disfrazada, y que esta actitud de alerta ante todas las oportunidades me permite transformar este momento en un beneficio mayor. 

3) Hoy mi conciencia mantendrá una actitud no defensiva. Renunciaré a la necesidad de defender mi punto de vista. No sentiré la necesidad de convencer o persuadir a los demás de que acepten mi punto de vista. Permaneceré abierto a todas las opiniones sin aferrarme rígidamente a ninguna de ellas.

Maltiox

Melissa

Rosella Magazine
Rosella Magazine
ABOUT

Por: Melissa Martínez