¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ROSELLA! #JUNTASHACEMOSMÁS

Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine

Mamá e hija

Autoguía, Mamá
Lectura: 2 minutos
Rosella Magazine

Cada año en un 10 de mayo, recuerdo que de niña en mi escuela tenía que cantar la canción de “Mamá” del grupo Timbiriche y no sé ustedes, pero yo me conmovía hasta las lágrimas en cada festival que me tocaba cantarle a mi madre, con la intención de poder transmitir un sentimiento de amor y agradecimiento. Después de muchos años, hoy que soy mamá, me doy cuenta de que esos festivales me removían tantas emociones y lloraba tanto porque no aprendí a decirle a mi mamá todos los días cuánto la amaba.

En todo este proceso yo tardé más de 20 años para entender que mi mamá ha sido una de las personas más importantes para mí y que me ha amado profundamente, desde cómo le enseñaron y desde su mejor versión como ser humano. Mi mamá ha sido una gran maestra, una hermosa mujer y un maravilloso ser humano, que ha sido capaz de amar a una de las hijas más difíciles que yo creo pudo tener.

En este momento, mi mamá y yo, después de haber tenido una relación difícil en donde no tenía a la madre que yo hubiera querido y donde mi juicio había sido severo, puedo decirte de frente que no tengo más que agradecer y sentirme honrada por el ser que me dio la vida.

Tengo el amor y la capacidad de poderme poner sus ojos y ella los míos, de escuchar con los oídos correctos y de saber que me dio lo mejor de ella; que se equivocó y eso es parte del rol que le tocó vivir conmigo y que no sólo eso, sino que tuvo la capacidad de amarme incondicionalmente. En todo este proceso, empezando a sanar mis heridas con mi madre y ahora yo como mamá de mis hijas, he entendido la oportunidad de empezar a festejar no un sólo día, sino cada momento que puedo platicar con ella, cada whats app que le mando, cada llamada, cada que podemos compartir. 

Y es aquí dónde será importante enseñar a nuestros hijos a expresarse desde el corazón y saber que una caricia de amor no tiene que ver solamente con el “te compro el mejor juguete”, o te doy el amor a través de darte gusto en todo lo que deseas, y puedas decirme así, que soy la mejor mamá. Expresarse desde el corazón con nuestros hijos y viceversa, puede ser: apreciando y expresando lo que sentimos todos los días, teniendo espacios y momentos de platicar temas profundos y otros no tanto, aprender a jugar, sabiendo que no somos los hijos o mamás perfectas porque eso no existe, desarrollando seres humanos más despiertos en sus consciencias y sabiendo que su mente, emociones y corazón, puedan ser mucho más libres.

Amar a mamá es uno de los regalos más hermosos, sólo que no debemos esperar a mañana o a un día especial para expresar todo lo que hay en nuestro corazón. En el hoy y en el ahora, es cuando podemos decir todo lo que sentimos por el ser más importante en nuestra vida, que es nuestra mamá.

ABOUT

Por: Loretto Dachbrey