¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ROSELLA! FELIZ AÑO 2021

Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine

¡Potencializa tu imagen: tu esencia!

Autoguía
Lectura: 3 minutos

Forma, se refiere a toda la parte que podemos ver a simple vista, la parte física que ya está proyectando algo de ti, sin decir una palabra. Fondo, es algo más profundo que viene a complementar la forma, es lo que piensas, lo que sientes y cómo lo expresas. 

Cuando estos dos elementos tienen coherencia, podemos decir que tenemos una buena imagen, porque estamos comunicando lo mismo.

Recordemos que cuando trabajamos en la imagen de una persona, no estamos trabajando precisamente en su belleza, sino en que comunique lo deseado y que sea coherente. Imagínate a una persona que deslumbra de belleza, pero al hablar no tiene nada bueno que decir; automáticamente es una imagen incoherente y por lo tanto no genera confianza. 

Siguiendo con el tema del fondo y la forma… en redes sociales podemos encontrar infinidad de perfiles de personas con excelente presentación física, pero que lamentablemente no tienen fondo; es decir, no tienen algo bueno que decir, enseñar y sobre todo, no tienen algo real.  

El uso excesivo de filtros fotográficos, la obsesión con la perfección y con lo “bello”, ha ocasionado que se genere una percepción errónea de la imagen física, y que existan personas que se sientan acomplejadas por su imagen, buscando que sea tan “perfecta” como el los influencers; trayendo a su vida decepción y desánimo, pensando que no son merecedores de ciertas cosas porque no tienen ese cuerpo ni esa vida, causando dismorfia y ocasionando que quieran cambiar constantemente algo de su imagen y estilo de vida.  

La realidad es muy distinta, TODOS tenemos problemas en menor o mayor medida, algo que nos gusta y que nos disgusta de nuestro cuerpo. Todos somos seres humanos en un proceso de aprendizaje, de caídas y levantadas continuas, todos merecemos amor y principalmente el propio. 

Es importante aclarar que tu valor no lo define el número de seguidores, los likes que tengas o el cuerpo y rostro perfecto, por lo que poseerlos no significa que tengas una buena imagen.  Una buena imagen viene del autoconocimiento, de saber quién eres, amarte y aceptarte tal cual eres y de ser coherente con lo que proyectas y con lo que quieres decirle al mundo. 

Siempre habrá maneras de potenciar tu belleza externa, siempre podremos encontrar tu color más favorecedor, el corte adecuado a tu rostro y tu estilo, pero lo más importante es siempre trabajar en tu imagen interna, en el amor propio y en tu felicidad.

Podrás admirar a muchas personas, seguirlas y tomar sus buenos ejemplos, pero no obsesionarte con ser o tener lo mismo que ellas; porque aunque esa persona sea la más famosa del mundo, tú eres el único protagonista de tu vida y el responsable de tu bienestar.