¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ROSELLA! FELIZ AÑO 2021

Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine Rosella Magazine

Espejito, espejito…

Autoguía, Wellness
Lectura: 3 minutos

La vida nos provee de una herramienta muy potente para nuestro autoconocimiento,la cual es el espejo de las relaciones humanas. Todas las personas con las que nos relacionamos y que aparecen en nuestras vidas, son una parte de nosotros y nos están haciendo de espejo de quienes somos. Ningún encuentro es casual, la vida siempre me está enseñando lo que tengo dentro de mí, aunque a veces no sea agradable o aunque a veces no queramos verlo. 

Siempre estoy frente a mí misma y no soy consciente de ello.

A esto le conocemos como la Ley del Espejo, seguramente ya has escuchado de ella o de la famosa frase “lo que te choca te checa”. Bien, ¿pero qué es lo que significa en realidad? No todo lo que te “choca” o no te gusta, tiene que ver con “algo” de ti, de tu interior, de quien eres realmente… ¿O sí?

La esencia de esta ley es: LOS DEMÁS SON UN ESPEJO DE LO QUE TENEMOS QUE VISIBILIZAR EN NOSOTROS MISMOS.
Es decir, el mundo exterior es una fuente sumamente valiosa de información para el crecimiento personal, para nuestro mundo interno, y se divide en cuatro escenarios: 

  1. Todo lo que me molesta, irrita, enoja o quiero cambiar del otro, ME PERTENECE.
  2. Todo lo que el otro me critica, juzga (Y ME AFECTA) es algo que aún no tengo resuelto. Es un tema pendiente que me toca trabajar.
  3. Todo lo que el otro me critica, juzga o quiere cambiar DE MÍ (sin que eso me afecte) es su carencia, PROYECTADA EN MÍ.
  4. Todo lo que AMO y me gusta del otro, también está dentro de mí y lo aprecio en los demás. Reconozco MIS CUALIDADES en el otro.

(Spoiler Alert!!!: Todo lo que ocurre fuera es una manifestación de mi inconsciente y todo está relacionado conmigo.)

La vida siempre está mostrándome mis creencias inconscientes acerca de mí misma, así que si inconscientemente no me valoro, se manifestarán fuera en el escenario de mi vida múltiples personajes que no me valoren. Se manifestará afuera en el escenario de mi vida, mi  belleza interior, pero también mis miedos más profundos y mis traumas y heridas emocionales.  

¿Y de qué sirve tener presente esta Ley?


Para tener muy en claro lo que es necesario trabajar en ti, en tu mentalidad. La causa de lo que experimentamos está en nosotros, lo externo nos puede ayudar a ser más conscientes de qué es lo que necesitamos trabajar. Los demás nos reflejan aquello que tenemos que sanar, permitirnos o liberarnos para vivir mejor. 

Cuando logramos detectar esto, hacerlo consciente y trabajarlo, entonces el exterior comienza a verse distinto. Ya lo que antes molestaba no molesta tanto y así poco a poco.

Siempre lo que ves en el otro TE pertenece, bueno o no tan bueno (aquí es donde realmente empieza el trabajo duro), es un espejo de lo que está dentro de ti.

 

Si tú no te amas, el mundo te devuelve el rechazo y da igual la persona o el escenario. La vida en un infinito acto de amor, te está poniendo delante de tu miedo al rechazo para que puedas abrazar esa parte de ti, abrazarla con ternura y trascenderla.

Te lo explico mejor con este ejemplo: En una ocasión, fui a dar una conferencia y en la misma, apenas había gente. En paralelo, en otra sala estaba la conferencia de alguien más, (alguien a quien yo consideraba muy banal y superficial, hablando del mismo tema); su sala estaba llena. Yo moría del coraje, miedo, pena,  no podía entender como alguien con un mensaje tan superficial podía tener público y yo, que navegaba en las profundidades del ser y ofrecía respuestas reales, apenas tener unas cuantas personas como asistentes. En aquel momento no fui capaz de verlo, ahora entiendo que era la vida mostrándome mi miedo al rechazo y mi necesidad de reconocimiento. Tenía tanto miedo a que no se me valorara, que estaba creando esa situación. Evidentemente, si alguien me pregunta a nivel consciente, estaba segura de que los contenidos de mi conferencia eran potentes y yo sentía que tenían valor. Pero la situación poco o nada tenía que ver con mi profesionalismo o contenidos, sino con mi miedo inconsciente a no ser reconocida, y la situación era perfecta para poder verlo. ¿Lo notas?

“Hasta que el inconsciente, no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú le llamarás destino.” 

Carl Jung

Empieza a poner atención a las quejas, molestias, tristeza, grandeza, reproches, que estás viendo en las personas que están a tu alrededor.
Pregúntate ¿De qué me tengo que hacer cargo de lo que estoy viendo?

 

Compárteme tus comentarios, preguntas o dudas, ¡me dará mucho gusto leerte! 

Abrazos,

Rosella-Magazine
ABOUT

Por: Elba Díaz